Ante el tribunal del Silencio

me arrodillo solicitando justicia:

«Condéname al Amor,

que no opondré resistencia…

me entrego.

Condéname al exilio 

de todo temor y miedo,

que recaiga la sentencia

de vivirme en cada instante

como el único que tengo»

 

Sem

 

Estoy compartiendo mucho más, diariamente, a través del email. Mi newsletter. Te suscribes gratis, y de entrada te voy a enviar un audio que puede tener mucho sentido para ti. No te digo más… es aquí  >> me suscribo a tu newsletter