«Puedes sentir el aire acariciando tu rostro,
… el sol tocándote con su mano, 
luminosa y cálida,
escuchar la llamada del ángel que te habla
en la mirada de un niño.

Puedes despertar cada mañana
desnudándote de historia, sin ayer,
regalándote a la Vida
como herencia de Silencio.

Puedes correr, gritar, cantar… 
y también detenerte, entregarte con humildad 
a la profunda intimidad de tus lágrimas.

Puedes hacer del llanto un manantial de Amor 
y deshacer la tristeza en el océano inmenso 
de Libertad que aguarda,
imponente y tranquilo, 
Aquí… en tu Corazón.

Puedes subir a la montaña más alta 
con tan sólo un paso honesto, decidido y firme, 
y atravesar el horizonte más lejano 
con el simple batir de tus alas.

Puedes comprender lo que ni un millón 
de palabras podrían decir de ti, 
escuchando lo que queda cuando la última 
de las voces se apaga.

Me vacío ante ti…
porque en ti me lleno.

Puedo amarte y te amaré
mientras te tomo la mano 
en este camino sin tiempo»

 

Sem

Estoy compartiendo mucho más, diariamente, a través del email. Mi newsletter. Te suscribes gratis, y de entrada te voy a enviar un audio que puede tener mucho sentido para ti. No te digo más… es aquí  >> me suscribo a tu newsletter